donde esta el punto G

Fuente: Soy Carmín ®.
Dónde está el punto G femenino y cómo encontrarlo.
Expertos en sexualidad femenina aseguran que sí existe y te dan las claves para encontrarlo.
En pleno 2018 abordar el tema de sexualidad femenina es todavía casi un atrevimiento obsceno; pero a pesar del espanto que aún persiste frente al tema, los datos de búsqueda en Internet señalan que tanto hombres como mujeres quieren saber mucho más del cuerpo femenino y su estimulación de lo que se atreven a admitir.
Dudas hay muchas, porque aunque lo creamos la experiencia (poca o mucha venga a ser el caso) no siempre es suficiente. Digamos que muchas mujeres se lanzan a la praxis pero les falta la teoría, y aunque consideremos que en una práctica meramente física como lo es sexo no se ocupan referentes, la diferencia que hace el conocimiento del propio cuerpo marca la diferencia.
Una de las consultas más comunes es saber dónde se ubica el siempre mencionado Punto G. Esta promesa de placer infinito que se nos ha vendido como la llave para abrir la puerta del verdadero placer femenino, sigue sin ser encontrado por muchas mujeres llevándonos a cuestionar si en realidad existe o si es un mito de Internet.
De acuerdo a un artículo publicado en el Huffington Post, la sexóloga Annabelle Knight asegura que el 60% de las mujeres sí desarrollan el punto G.
Para tratar de aclarar el punto, expertos en sexología señalan que aunque no se sabe con exactitud si el punto G es en realidad un pieza anatómica independiente, como lo es el clítoris, o si sólo es un área con mucha sensibilidad, está demostrado que sí existe.
De acuerdo a un artículo publicado en el Huffington Post, la sexóloga Annabelle Knight asegura que el 60% de las mujeres sí desarrollan el punto G, mientras que el resto no experimentan tanta sensibilidad a la hora de tener relaciones. Aún así, señala que no se debe descartar la posibilidad de desarrollarlo.
¿Exactamente qué es el punto G?
Pues bien, se trata de una superficie rugosa ubicada aproximadamente a 5 ú 8 centímetros dentro de la vagina, esto en la pared vaginal frontal. Su nombre procede de Grafenberg, el sexólogo alemán que originalmente planteo el tema de su existencia en los años 50. Más tarde en 1980, otros curiosos de la sexualidad femenina tomaron estos conocimientos y los difundieron, analizando sus características y ubicación.
La reacción más característica de su estimulación es la sensación urgente de orinar, de ahí que muchas mujeres confundan el orgasmo con las ganas de ir al baño.
La razón de ello es que durante el acto sexual las glándulas uretrales se inflaman y se vuelven más sensibles.
Por otro lado, del punto G nace otro misterio del cuerpo femenino: la eyaculación. Las posturas están divididas en este tema, pues algunos expertos sostienen que en realidad el líquido expulsado durante un orgasmo vaginal estimulado por el punto G, es en realidad orina. Otros defienden que se trata de una segregación sin olor que resulta de la excitación.
Cualquiera que sea el caso, Samantha Evans (experta en relaciones de pareja y sexualidad) aconseja que cada mujer explore su cuerpo como mejor le convenga, y puntualiza que antes de tratar de encontrar el punto G ayudada por tu pareja, lo hagas tu misma; de esta forma tendrás una idea más clara de las reacciones de tu cuerpo.